Experimentando con el pelo: las ventajas de lavarlo día por medio

by 20:16

 Desde siempre mi mamá me retaba por lavar tanto mi pelo. Cuando iba en cuarto medio a veces lo lavaba hasta dos veces por día y eso obviamente lo fue dañando, porque además del daño que causa lavarlo dos veces diarias, el secador dos veces diarias hace que el pelo se deshidrate aún más. En fin, no era solo mi mamá sino que mucha gente la que me recomendaba que redujera los lavados, así que en las vacaciones de verano decidí que comenzaría a lavar mi cabello día por medio durante 6 meses para ver si realmente el pelo mejoraba o no.

 Para poder comprobar si realmente funcionaba dejé de usar cremas para el pelo (usaba muchas) durante esos 6 meses. Sé que para las que se lavan el cabello a diario es realmente un sacrificio dejar de hacerlo porque uno siente que el pelo se ensucia, pero cuando entré a clases en marzo le comenté a una compañera y me dijo que la clave estaba en usar menos shampoo, ya que el shampoo es grasa, por ende, entre más shampoo usemos al lavar el pelo, más rápido se va a poner graso.

Resultados:

 Hace dos semanas que pasaron los 6 meses y si funcionó. El cambio que más noté es que ya no tengo puntas partidas y que mi pelo está un poco menos seco, además las puntas al estar menos quemadas se van cortando menos y por lo mismo, ya estoy alcanzando el largo de pelo que quería tener. Lo que más me sorprende es que a pesar de que no usé cremas, el pelo mejoró de todas formas, lo cual quiere decir que las cremas del pelo (sin importar la marca, he probado muchas) no son capaces de contrarrestar el daño que produce lavar el pelo todos los días. La verdad es que muchas cremas para el cabello prometen dar buenos resultados, pero mi humilde opinión es que los tratamientos con cremas deben acompañarse también de un buen cuidado, en mi caso no dejé de usar secador, pero sin dudas el resultado habría sido mejor si hubiese dejado de usarlo. En fin, las mujeres gastamos bastante en cuidados para nuestro pelo, cuando en realidad hay medidas mucho más económicas que finalmente dan mejores resultados.

 Y ahora que al fin pasaron los 6 meses, durante 6 meses más incluiré además de lo anterior masajes para el pelo, a ver si ahora mi pelo se vuelve totalmente sano C:

¿Que han probado ustedes para el pelo? Que tengan un maravilloso día :D




* Les cuento también que estamos sorteando $50.000 en compras, pueden participar haciendo click Aquí :)

Cosas de la vida: La fila del supermercado

by 2:04


 Cuando era pequeña y el supermercado estaba lleno de gente, mi mamá me dejaba haciendo la fila mientras ella iba a comprar, así, mi nerviosismo era proporcional a la velocidad a la que avanzara la fila y cuando ya quedaba solo una persona antes de mi yo estaba casi muriendo y miraba para todos lados a ver si mi mamá se asomaba por algún lugar. Con los años aprendí que eso era tan fácil como dejarle la pasada a la persona que venía detrás de ti y seguir esperando.

 Otra cosa que hacía mi mamá era dejarme a mi en una fila y ella se ponía en la del lado, así veíamos cual avanzaba más y podíamos irnos más rápido. Yo desde siempre tuve mal ojo, la fila que elegía yo siempre se demoraba más, a veces a mi fila le quedaba una sola persona y le avisaba a mi mamá para que se cambiara a la mía, pero aunque en la fila de mi mamá quedaran 10 personas, algo milagroso pasaba y en la fila mía la señora de adelante se quedaba pegada y teníamos que contemplar como, de no habernos cambiado de fila, ya nos hubiésemos ido. Así también me pasaba que cuando hacía una fila siempre la del lado avanzaba super rápido, y si me cambiaba, la fila anterior de pronto avanzaba rápido y todos habían salido antes que yo, con el tiempo entonces decidí que no me cambiaba más de fila, porque sin importar lo que hiciera la mía siempre demoraba más.

 El lunes mientras hacía la fila del super me vi tentada a cambiarme de fila. No estaba segura de hacerlo porque estaba apurada y lo único que quería era avanzar rápido, pero en vista de que antes de mi aún quedaban 3 personas y en la fila del lado solo una señora que ya estaba pagando, me cambié de todas formas. La señora estaba apunto de pagar cuando ve que están vendiendo un loto y le dice al cajero que va a llevar uno, así que como no sabía muy bien como se usaba, el cajero tuvo que explicarle todo el proceso y para más cuando al fin iba a pagar, él le dice que tiene que cancelar primero las compras del supermercado y con una boleta aparte tiene que cancelar el loto, así que después de pagar se puso a buscar unas monedas que le faltaban para poder llevar el loto y mientras tanto, en la fila del lado la niña que estaba detrás de mi acababa de irse. Así fue como comprobé que la mala suerte en la fila del super  era algo casi determinado, no importa lo que haga, siempre mi fila va a ser la más lenta.

¿les pasa algo similar a ustedes?

 Que tengan un lindo día!

Artículos de Harry Potter

by 0:48



 Durante mi adolescencia fui fanática de Harry Potter. Hasta el día de hoy considero a Harry Potter como una de las mejores sagas que se han lanzado, a diferencia de muchas otras novelas, los libros se interconectaban entre sí no solo porque la historia continuaba, sino que porque habían cosas que habían quedado pendientes desde el primer libro y que fueron enlazándose poco a poco hasta llegar al séptimo libro, por lo tanto la trama en sí era calidad.

 Me encantaba la saga, leí los libros hartas veces y creo que como todo fanático, vivía la decepción de las películas que jamás fueron al menos la mitad de buenas que el libro. Desde que tenía 12 que empecé a juntar cosas relacionadas con la saga, juntaba hasta los recortes de las revistas, los poster y una infinidad de cosas que aún están guardadas y archivadas en carpetas.

 En fin, a pesar de que había muchas cosas que sí logré tener de la saga, hubo otras que simplemente nunca compré, pero que afortunadamente me fueron llegando con el tiempo. El año pasado la Cata me regaló el juego de esquelas y sobres de Harry Potter que siempre quise, no tenerlo fue una frustración para mi porque una amiga se lo compró y yo después fui a comprarlo varias veces pero ya estaba agotado y nunca volvió a llegar, así que cuando la Cata me lo pasó yo no lo podía creer, no solo porque era lo que yo había querido comprar, sino que esas ediciones ya terminaron entonces es muy dificil poder conseguirlas. Y como siempre las cosas buenas traen otras cosas de la mano, el Leo me regaló este verano la varita original de Harry Potter, estaba demasiado feliz y tengo que reconocer que hasta el día de hoy cada vez que la veo no puedo evitar ponerme feliz jajaja :D. Además de todo, estos regalos son el doble de especiales porque no fueron comprados para mi, sino que eran de ellos y decidieron regalármelos, por eso me siento aún más afortunada y feliz, porque más que el significado material, tienen un significado emocional que los hace doblemente valiosos.

¿Les gustó Harry Potter alguna vez? ¿Fueron fanáticos de algo?

 Muchas gracias por leer el blog!

La mano de obra textil

by 17:30

 No es secreto para nadie que en nuestro país carreras relacionadas con el arte y el diseño se han vuelto menos rentables. En otro países, sin embargo, son justamente éstas áreas las que cuentan con más apoyo, campo laboral y financiamiento, por ende, cuentan con más clientes.

 Antes de que llegaran de forma masiva las grandes tiendas, los diseñadores de vestuario tenían sin duda más demanda que ahora. Hace 50 años atrás, por ejemplo, para un hombre era casi esencial mandar a hacer un terno a medida, las mujeres enviaban a hacer sus trajes e incluso los niños pequeños tenían ropa confeccionada especialmente para ellos. Ahora con la llegada de la informalidad eso se ha ido perdiendo y los diseñadores han tenido que reducir sus maravillosas ideas a simples poleras o faldas de las que todos usan, porque eso es mucho más comercial.

 Acá en Talca casi no hay lugares donde vendan ropa de diseñador con piezas únicas, me imagino que en Santiago y Concepción hay más, pero por lo general éstas tiendas suelen ser muy escasas. Para las personas que se dedican a ésto les resulta mucho más fácil diseñar prendas en serie, ya que les sale más barato por la cantidad de tela del mismo tipo que se compra y también porque es más rápido, hacer 50 poleras iguales es mucho más práctico que estar haciendo 50 poleras totalmente distintas y con un diseño exclusivo, es decir, el costo en cuanto a precio y tiempo es mucho más conveniente.

 El problema de todo esto es que en Chile no estamos acostumbrados a pagar la mano de obra. Estamos acostumbrados a entrar a una de las grandes tiendas y pagar relativamente poco por una prenda. Los que pagan más ni si quiera pagan la calidad, sino que la marca. De una u otra forma estamos acostumbrados a la moda rápida, a comprar algo que dure solo la temporada.

 El otro problema es que gran parte de la población asocia que entre más prendas tenga mejor se va a vestir, lo cual es un tremendo error porque el vestirse bien no va solo en la calidad de la prenda, sino en que te quede bien y sobretodo, en algo que no sea vulgar, pero en ningún caso se asocia a cantidad. Coincide que generalmente -no siempre- estas personas consumistas en vez de aumentar la cantidad de dinero para comprar, dividen el mismo dinero en hartas partes, así por ejemplo si pensaban pagar una cantidad por un pantalón de buena calidad dividen ese dinero en la mitad para comprar dos pantalones en vez de uno. En resumen, cada vez estamos dispuestos a pagar menos.

 Volviendo al tema principal, para un diseñador es difícil poder establecer su marca, ya que hay pocas personas dispuestas a pagar su trabajo. Las grandes compran a precios extremadamente baratos, por lo mismo cuando hacen liquidaciones uno puede adquirir algo a un precio que a veces incluso parece ridículo. La razón de ésto último es que las grandes industrias textiles pagan muy poco por la mano de obra, por lo mismo pueden vender sus productos a un precio barato, las grandes tiendas lo compran y así nos llega a nosotros como consumidores a un precio accesible y tentador para las mentes consumistas. El diseñador, en cambio, cobra la mano de obra, el tiempo, los materiales y la buena calidad de su prenda, además de la exclusividad. Para resumir, la diferencia de los grandes y los pequeños empresarios es que a los grandes la mano de obra les sale la nada misma, al igual que las horas de trabajo, por lo mismo, pueden cobrar mucho menos.

 Ahora, el comprar o no a los nuevos diseñadores es un tema que más allá del dinero tiene que ver con nuestra cultura. Si observamos a los diseñadores que recién están comenzando ellos venden a precios totalmente accesibles (no pueden cobrar una marca que aún no es conocida) pero aún así uno opta por comprar lo que ve en la tienda. Si por el contrario uno decidiera invertir en una prenda de un diseñador de vestuario, éste aumentaría sus ganancias, podría comenzar a invertir en nuevos materiales y con el tiempo si lograra comenzar a vender cantidades aceptables de ropa, podría incluso rebajar los precios, ya que debido a la cantidad de ventas ya no sería necesario cobrar tan caro para poder solventarse.

 En cuanto a la calidad yo creo que hay muy poco que decir. No hay comparación entre una prenda fabricada por alguien que se dedicó a ella a otra que simplemente fue hecha en serie junto a miles de otras iguales. Las costuras, los cortes, las proporciones, la calidad de la tela, todo influye. No podemos comparar una prenda que dura una o dos temporadas a otra que durará toda la vida. Si nos enfocamos en los precios un diseñador que está emprendiendo vende las bluzas y poleras entre los $15.000 y $25.000, que es lo que pagamos normalmente por esta ropa y por una calidad mil veces inferior.

 Espero que nuestro país vaya cambiando poco a poco la mentalidad y demos espacio para que las personas dedicadas al arte y al diseño puedan tener más campo laboral y con ésto tengan más clientes, porque una cosa es dedicarte y aprender lo que a ti te gusta, pero tarde o temprano todos debemos enfrentarnos al trabajo y las cosas se vuelven difíciles si no logramos contar con clientes que compren y coticen nuestros productos.

 Espero sus opiniones y muchas gracias por leer el blog! =)



Nostalgia: Los juegos de invierno

by 0:23

 Los inviernos lluviosos como éste me traen muchos recuerdos. Como les conté en otros post, de pequeña era delicada de salud así que mis papás me cuidaban mucho, era por eso que mi mamá cada invierno compraba juegos nuevos para que pudiéramos jugar sin necesidad de salir al patio.

 Cada año los juegos se iban renovando y a medida que los iban comprando los guardaban en la parte más alta de una repisa. Así, el primer día de lluvia yo estaba ansiosa por poder abrirlos.

 Lejos el que más me gustó y del que tengo más recuerdos es del que ven en la foto. Era maravilloso porque era una carpeta grande que traía unos libros con actividades, con esos libros aprendí hartas curiosidades del mundo. Había una imagen que me gustaba mucho y que hablaba del Mar Muerto, otras de Egipto, del Amazonas... además traía stikers que pegué y despegué todas las veces que pude (eran bien resistentes jajaja). 

 Hoy mientras buscaba algo en un mueble me re-encontré con el juego, no sé por qué le tengo tanto cariño, pero cada vez que lo veo tengo la misma sensación de nostalgia y me pongo a revisar cada una de las actividades que traía, aún están los stikers pegados, las cartas para jugar y el mapa que usaba mi mamá para enseñarnos las partes del mundo. Creo que lo tendré guardado de por vida, lo regalaría, pero tengo la sensación de que ahora es todo demasiado tecnológico, mis primos pequeños están todo el día con el celular, el ipad o el notebook y no aprecian las cosas de las que disfrutaba yo a los 5 años.

¿Qué hacían ustedes en los días lluviosos después de ir al jardín? ¿hay algún juego o juguete que le tengan un cariño especial?

 Que tengan un lindo día! =)



Con la tecnología de Blogger.