Restaurant Duao

 Los fines de semana que queremos hacer algo con la familia o vamos a la cordillera o a la playa. Lo malo de vivir en Talca es que la costa queda lejos así que hay que disponer de tiempo, por eso es que casi siempre que queremos salir por el día vamos a Iloca, que queda como a dos horas Talca y es especial para esas personas que se sienten ahogadas en esas playas llenas de gente, Iloca es tranquilo, es rico, se puede salir a caminar y es más bien una playa familiar. Como vamos siempre ya hemos probado hartos restaurantes, pero para mi este es el mejor.

 Es de madera, me recuerda a los restaurantes de Pucón porque está trabajado de la misma forma. Lo que más me gusta es que en el segundo piso hay un tipo de "extensión" y uno queda sobre el mar (como balcón, pero cerrado) y uno puede comer con la vista al mar y contemplar como el agua choca con las rocas.

 Para todas las comidas primero te dan la tipica entrada de los lugares más pintorescos, que tiene el pan amasado y el acompañamiento. Después te dan el plato que tu hayas pedido:

 En nuestro caso era pescado frito con puré

Y pescado frito con ensalada a la chilena

 Lo curioso de Iloca es que no hay diferencias de precios en las comidas, en todas partes vale lo mismo así que más que buscar precios convenientes, mejor buscar un lugar que sea bonito y que tenga buena atención. De momento el restaurant Duao es lejos nuestro favorito y ya hemos ido hartas veces ahí, así que se los recomiendo :)

 ¿Conocen Iloca? ¿Viven en un lugar donde la costa está cerca?
 Muchas gracias por leer el blog :D



3 comentarios:

  1. que linda vista !!!! y super buen dato para ir a compartir con la familia~me gusto mucho, saludos jeeje

    ResponderEliminar
  2. Que lindo lugar, gracias por el dato. No conozco Iloca pero me encantaría ir, se ve bien tranquilo.

    Cariños!

    ResponderEliminar
  3. Menudas fotos, solo con verlo me han entrado ganas de ir a comer y disfrutar de esas vistas.
    Un besazo, Andrea.

    lepetitlady.blogspot.com.es

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.