Pausas de la vida

by 18:41


  Creo que todas las personas tenemos detalles y uno de los míos es que no me gusta descansar, tengo constantemente esa necesidad de estar haciendo cosas, siempre estoy tratando de tener proyectos personales nuevos y nunca me doy el tiempo de estar simplemente en nada, ni si quiera en vacaciones.

 El año pasado fue un año mentalmente muy agotador por esa misma razón. Fue el primer año que entré a prácticas y la verdad es que era imposible cumplir con los proyectos extras que tenía fuera de la U porque no me daba el tiempo. Nunca he sido de las más estudiosas ni nada, pero el problema del área de la salud (no sé las otras áreas, hablo de lo que conozco) es que la materia nunca se acaba, uno trata de estudiar una enfermedad, pero no importa cuanto estudies, siempre sigue faltando mucha mucha materia y como los pacientes algún día -espero- van a estar a cargo de uno, al final hay que pasar estudiando toda la vida. El punto es que me empecé a agotar porque como había que estudiar todos los días hasta tarde al final dormía 3-4 horas y tenía sueño todo el resto del día, pero al otro día tampoco podía dormir porque había que estudiar de nuevo, entonces era un cansancio que se acumulaba más todos los días y no tenía ganas de nada, con decirles que pasé todo el invierno como con 3 sweaters porque me daba lata hasta ir a comprar. Y cuando tenía tiempo lo ocupaba con mi pololo o con amigos, pero siempre con ese peso de culpa de pensar que debería estar estudiando. No tenía ganas de arreglarme, de peinarme bien, de elegir ropa decente en las mañanas, nada, fui perdiendo el ánimo. Al menos pasé los ramos jajaja.

 La idea de escribir este post no es quejarme de la vida, sino que estoy segura que hay más personas en el mundo que les pasa lo mismo, quizás con otros aspectos, pero el punto es que debe haber más personas que estén agotadas. Conozco gente que es muy enfocada en una cosa, por ejemplo algunos encuentran que medicina es su vida, me sorprende cuando me dicen algo así porque si bien escogí esta carrera porque era lo que me gustaba, jamás ha estado ni cerca de ser mi vida, estoy segura que hay miles de cosas mucho más emocionantes. Mi carrera es parte de mi vida, una parte, pero no mi vida. 

 Ese tipo de personas enfocadas tienen una forma de ver las cosas que desde mi punto de vista es mucho más fácil, porque tienen un proyecto y dedican todo ese tiempo a un solo proyecto. Todo el tiempo restante es para hacer cualquier cosa que quieran. Otros en cambio, tenemos esa afición de tener más responsabilidades, de hacer más cosas y si bien somos felices haciendo esas cosas, no queda tanto tiempo para cosas extras.

 Dicen que todos los extremos son malos. Cuando uno es parte del extremo duele darse cuenta, nadie quiere cambiar y mejorar cuesta mucho. El punto es que estoy en esa parte donde me doy cuenta que es necesario hacer una pausa y que a veces no tener ningún proyecto en mente sí es bueno. Hace unas semanas estoy tratando de pensar más en mi misma, ya no me siento culpable por pasar una tarde sin haber cumplido con alguna de las cosas que pensaba, no me molesta quedarme viendo una película aunque sé que es una pérdida de tiempo.  Sé que ver tele o hacer cualquier otra cosa es una actividad normal, pero habemos personas en este mundo que tratamos de reducir los espacios que signifiquen hacer nada.

 En fin, este pequeño tiempo que he tenido estos días me he dado cuenta de algunas cosas que estaban mal. Aprendí que a veces hacer pausas es necesario y creo que he tenido la oportunidad de conocerme mejor a mi misma. 
Con la tecnología de Blogger.