Estereotipos sociales



 Hace mucho tiempo escribí en el blog un pequeño post sobre estereotipos sociales y cómo afectan la percepción que tenemos de otras personas y nosotros mismos. Recuerdo que para ese entonces se me quedaron algunos pensamientos en el tintero, pero luego el tema de los estereotipos ya no se me hizo tan importante, así que simplemente no los escribí.

 Últimamente en cambio, veo que el tema de los estereotipos ha vuelto a estar muy de moda. En realidad, más que estereotipos en sí, lo que está de moda es la forma de romper con ellos y hacer que las personas puedan buscar una identidad propia con la cual sentirse cómodos. 

 Debo reconocer que me gusta mucho eso de amarse a si mismo, eso de amarte tal cual eres sin importar lo que piense el resto. Pero también es verdad que no estoy de acuerdo con el enfoque que se le ha dado al tema. Lo primero, siento que todo ese tipo de publicidades se enfoca principalmente en mujeres, dejando de lado que los hombres también se encuentran bajo la presión de estereotipos sociales que les bajan el autoestima. Segundo, siento que la mayor parte de la publicidad va enfocada a personas sobrepeso, es decir, que si eres una mujer delgada a nadie le importa que te ames a ti misma y si eres hombre, menos aún. Es como si se diera por hecho que el ser delgada ya es un plus para que te ames porque si y porque estás conforme con tu cuerpo, algo que obviamente está muy lejos de la realidad. 

 Y ya que estoy hablando del sobrepeso debo agregar que hay algo que me hace aún más ruido, si se promociona el amarnos a nosotros mismos ¿Por qué entonces no amarnos al punto de querer un cuerpo saludable?. Siempre se habla de lo malo que es estar bajo peso, de la anorexia, de la bulimia, sin tener en cuenta que el problema de salud más grande que existe en nuestro país no es la falta de comida, sino el exceso, pero por alguna razón el sobrepeso y la obesidad no son vistos como enfermedades, siendo que si lo son. Y con sobrepeso y obesidad no me refiero a algo de autoestima (aunque claro, afecta bastante), me refiero a algo mucho más profundo que tiene que ver con calidad de vida y salud.

 Por todo lo anterior es que siento que las campañas publicitarias no hacen más que afectar la verdadera percepción del cuerpo que debiéramos tener, un cuerpo que no se ajuste a estándares de belleza extremadamente delgados, pero que tampoco se ajuste a estándares de belleza que se asocien a un exceso de alimento. Lo que promociona el sistema de salud es un cuerpo que se encuentre con un peso ideal, con un bajo riesgo cardiovascular, con harto ejercicio y comida que nos permita estar verdaderamente nutridos. Todo lo demás no es más que publicidad, estrategias de las marcas que obviamente no buscan que sus clientes tomen conciencia de su cuerpo, sino que se vean reflejados, y si para ser reflejados hay que poner a una persona que no sea saludable como rostro, entonces lo van a hacer.

 Siento que los estereotipos que nos venden están muy alejados de lo que realmente necesitamos, pienso que todos en el fondo sabemos que debemos amarnos, amarnos a nosotros mismos y a todos los que nos rodean, por ser quienes son y por lo que proyectan. Pero basar la publicidad en algo que no es saludable, sabiendo toda la influencia que tiene la publicidad sobre las personas, es algo totalmente irresponsable.

Tomemos conciencia de quiénes somos, de cuánto ejercicio hacemos y de la calidad de la comida que comemos. Amarnos no es simplemente aceptarnos a nosotros mismos (que obviamente nunca está demás), sino también tener la fortaleza de cambiar las cosas que no nos hacen bien y buscar la forma de solucionarlas. 

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.